Allez au contenu, Allez à la navigation, Allez à la recherche, Change language

  • Applications
  • Tumblr
  • Instagram

Inicio > Diario del Festival

El Diario 2010

17 de mayo
  • Actualités
  • Vidéos
  • Photos
  • Audios

Entrevista exclusiva con Víctor Erice

El 17.05.2010 a las 12:00 AM - Actualizado el 22.05.2010 a las 11:47 AM

Cineasta raro y exigente, el español Víctor Erice ha visitado Cannes con cada una de sus tres películas. Miembro del Jurado de los largometrajes, deberá ver la última película de Abbas Kiarostami, con el que compartió el cartel de la exposición "Víctor Erice/Abbas Kiarostami, Correspondencias",  en el Centro Pompidou en 2007.

Víctor Erice respondió a nuestras preguntas en francés.

En 1992 recibió el Premio del Jurado por su tercer largometraje, El sol del membrillo. ¿Qué efecto le provoca acudir para, a su vez, juzgar a sus colegas?
No lo sé, es la primera vez que soy jurado. Creo que es algo muy delicado.


El tema de la infancia está presente en toda su obra. ¿Cómo era de niño?
Hace mucho tiempo. Lo he olvidado un poco. Hice una película, La Morte rouge (para la exposición "Víctor Erice/Abbas Kiarostami, Correspondencias", ndlr) que narra mi primera experiencia con el cine. Pero está narrada en la tercera persona del singular, porque ese niño está algo alejado de mí. Tenía 6 años. Fue una experiencia fundamental. Una revelación y también una experiencia de terror.


¿Qué película era?
Una película americana: La Griffe sanglante, de Roy William Neill. Lo más increíble es que esta película no marcó la historia del cine pero para el niño que yo era, fue la película de su vida.
 

¿Qué imagen o recuerdo asocia con el Festival de Cannes?
Es una imagen ya muy lejana. La primera vez que vine a Cannes fue como periodista improvisado. Tenía 20 años. Fue una experiencia muy intensa. Había tres grandes directores: Robert Bresson, Luis Buñuel, Antonioni, y Berlanga, que es un cineasta español formidable. También vine a la Semana de la Crítica con mi primera película, El espíritu de la colmena. Para mí, Cannes es un lugar de encuentros, de personas de cine y de películas.


¿Qué cine le gusta?
El buen cine. No tiene nacionalidad. Es un idioma universal. El cine de mi niñez fue el cine norteamericano, porque tenía una distribución formidable, un poco como hoy. ¡Comencé a ver películas en los años 40! Películas de John Ford, Howard Hawks, Michael Curtis, Victor Fleming… pero no sabía quiénes eran, escogíamos las películas por los actores, no por los directores. Siempre era una decisión de los niños. En aquella época, el encuentro con el cine era una experiencia pública. Hoy, los niños descubren el cine en la televisión, es una experiencia privada. Creo que eso hace una gran diferencia.


Está considerado como uno de los más grandes cineastas actuales e inspira a muchos cineastas…
(Sorprendido) En España, tal vez. Porque el cine carece de una auténtica tradición cinematográfica, a causa de la historia de España, que resultó devastada por la guerra civil. Hay que tener presente que el mayor cineasta de la historia de España, Luis Buñuel, fue un cineasta en el exilio.


Ha dirigido tres largometrajes en casi 40 años. ¿Sus películas le acompañan durante mucho tiempo?
En las películas que he dirigido, siempre está presente la sombra de las películas que no he conseguido hacer. Cuando se escribe una película, cuando se piensa una película, existe alguna cosa que permanece en el interior aunque la película no se lleve a cabo, y esta pequeña experiencia no fructificada, se puede encontrar en la película que he conseguido hacer.


¿Por qué algunas películas no fructifican?
La falta de financiación. El cine es una cuestión de dinero. Dicho esto, mis productores siempre han recuperado su inversión. Es muy importante para mí.


¿Por qué hace cine?
No lo sé exactamente. Quizás porque es algo a lo que he dedicado muchos años de mi vida, no sólo dirigiendo películas sino como espectador. Mi experiencia como espectador es quizás más importante que mi experiencia como director.


¿A qué se dedica cuando no hace cine?
Escribo sobre el cine. Comencé a escribir textos sobre el cine antes de ser director. Hago talleres. Me gustan mucho los encuentros con los jóvenes, la transmisión de mi experiencia. Desgraciadamente, los jóvenes españoles no poseen una auténtica cultura cinematográfica. El cine no está realmente incorporado al sistema educativo. Es una gran diferencia con Francia. En la escuela, el arte es la excepción. A pesar de que es lo más importante porque el arte es la base de la cultura.


¿Cuáles son sus proyectos?
Desde hace un año hago pequeñas películas, como un pinotr, me gusta mucho eso. Es una serie documental que titulado Memoria y sueño. He rodado tres capítulos, espero llegar a diez para emitirlos. Son pequeñas piezas que ruedo por el mundo, aprovechando viajes. Quizás ruede alguna cosa aquí en Cannes.

¿Qué duración tienen esas pequeñas películas?
Es variable. Uno dura 5’, otro 20’. También es una reflexión sobre el cine, el espacio del cine. Son películas muy artesanales que ruedo con un ingeniero de sonido y yo mismo a cargo de la cámara. Estoy totalmente de acuerdo con el pensamiento de Roberto Rossellini: cuanto más pobres somos, más ricos somos en libertad. La libertad es cuestión de despojarse de todo. Hay que renunciar…  También me gustaría rodar una película convencional, pero afortunadamente, mientras espero, puedo rodar.
 

Declaraciones recogidas por B de M

 

Seleccionar un año

El día a día

      1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Nous suivre